Lugares increíbles para hacer rafting en España

Por Edu Treviño - LifeInWilderness 

Hace tres años descubrimos el rafting, un auténtico deporte de aventura que nos dejó realmente impresionados y que ha creado en nosotros una dependencia que hace que cada año, con la llegada del buen tiempo, nos lancemos a la carretera en busca de los grandes ríos nacionales.

Aunque España no es conocida por tener unos largos y caudalosos ríos como los de nuestros vecinos europeos; si que disfrutamos, en cambio, de una de las tierras más montañosas de todo el continente. Tierras montañosas salpicadas de gigantescas cordilleras y escarpados barrancos por los que desfilan ríos de aguas bravas como en poco lugares se pueden encontrar.

 

Río Esera en el valle de Benasque

En los glaciares de los grandes macizos pirenaicos nace un río con nombre de origen celta; un río bravo donde los haya, un río que baja desbocado y salvaje con la fusión del hielo y las lluvias de la primavera y que convierte este paraje en uno de los parajes más espectaculares que hayamos conocido.

El rafting se lleva a cabo en el conocido como Cañón de las Pirámides, un descenso de dificultad alta que algún tramo llega hasta el grado IV y que tiene una duración de casi 4 horas. Rápidos, largos, velocidad… una auténtica aventura no apta para caridiacos.

Sin duda el mejor rafting que hemos hecho nunca, es con el que nos estrenamos y dejó el listón tan alto que la gente viene incluso de Francia para hacer el descenso.

 

Río Segura en Murcia

Sin duda, el río más importante del sureste español. Un río que nace en un manantial a casi 1500 metros de altitud y que recorre 4 provincias a lo largo de 325 km hasta desembocar en el Mediterráneo.

El descenso por el río Segura se hace en la provincia de Murcia y es ideal para hacerlo en familia. Es un río que baja rápido pero sin grandes sobresaltos por el tramo entre Cieza y Blanca y que ofrece, para los más intrépidos, la posibilidad de tirarse con la embarcación por varias cascadas.. Un recorrido de 13 km y que dura casi 4 horas en las que también podréis disfrutar de  deliciosos baños en sus templadas aguas.

 

Descenso del río Sella de Asturias

En las cumbres de los infranqueables Picos de Europa nace el Sella en un lugar que tan solo nombrarlo, eriza el cabello, la Fuente de Infierno. Nace como un pequeño chorrito que rápidamente se convierte en torrente y que al poco, se despeña por los desfiladeros asturianos en un clamor como si de cientos de caballos corrieran desbocados por el fondo barranco.

El Sella es un río de fiesta en Asturias, todos los años cientos de piragüistas se lanzan a la carrera en el descenso más famoso de todo el país. El origen de esta fiesta data de 1929 cuando dos amigos realizaron la proeza por primera vez.

Lo bueno que tiene este descenso es que se hace en canoas individuales de 1 o dos personas por lo que vas completamente a tu aire a lo largo de más de 15 km. Por el camino te bañas, saltas desde riscos al agua, comes en las praderas de la orilla… una auténtica pasada para disfrutar de la mejor fiesta en la naturaleza.

 

Embalse de Guadalest

Aunque no es un descenso propiamente dicho, no es posible hablar de actividades acuáticas y olvidarnos del valle más hermoso de la provincia de Alicante. Un embalse de aguas turquesas rodeado de un vertiginoso circo de montañas y abruptas cumbres que guardan celosamente en su interior algunos de los pueblos más bonitos de toda España como es el caso de Guadalest.

Recorrer el embalse en kayak rodeado de frondosos bosques verdes, rocosas paredes y un cielo azul como no se ve en ninguna otra parte harán de la experiencia algo inolvidable.

Si queréis vivir una experiencia que os dejará huella, disfrutar de la naturaleza y sobre todo, pasarlo realmente bien, no podéis dejar escapar las grandes oportunidades que nos ofrecen muchos de nuestros ríos. Así que ya sabéis, es hora de calzarse unas buenas zapatillas adaptadas para deportes acuáticos, un bañador y… ¡al agua patos!

Autor: Edu Treviño - LifeInWilderness


Leave a comment

Please note, comments must be approved before they are published